Entrevista en Pozuelo IN a Jesús Caicedo


Portada de la entrevista


Nació hace tan solo 31 años en Águilas (Murcia) aunque se describe como murciano almeriense por el amor que le tiene a ambas tierras. Admira a sus padres por ser grandes personas y es el mayor de cuatro hermanos. Sin duda una persona incansable, luchadora, honrada, humilde y leal y como él dice «No soy más que un joven, como muchos, que quiere progresar y aportar valor en una sociedad en la que es más que necesaria esa aportación». Amante de la música, le encanta tocar la guitarra, cantar y rodearse de amigos y familiares.Él es Jesús Caicedo y hablamos sobre la importancia de la Inteligencia Artificial y cómo desde su empresa Cubic Fort pretenden mejorar la vida de los demás.


¿Cuál es tu formación?

Comencé derecho en Madrid, pero decidí ir por la rama empresarial y me fui a vivir a USA y Australia donde estudié un MBA a la vez que trabajaba para una consultora estratégica Australiana en Brisbane. En 2018 curse un Executive Máster en marketing y ventas en ESADE y en la Universidad de Santa Clara en Sillicon Valley.

Tu padre es una persona muy reconocida ¿Qué ha supuesto para ti?

Me atrevería a decir que la figura de un padre para la mayoría de los jóvenes es todo un modelo a seguir. Yo puedo ver mi carácter emprendedor en lo que he visto desde pequeño en casa. El trabajo digno, honrado y humilde caracteriza la figura de mi padre como empresario agrícola en Almería. Él siempre dice que sus estudios son la vida y la experiencia y que eso no te lo enseña ningún libro ni ninguna carrera o máster. Después de muchos años como empresario agrícola, actividad que sigue llevando a cabo, le tentaron para entrar en política como a mi abuelo. Comenzó como Alcalde de Cuevas del Almanzora (Almería), posteriormente entró en el Congreso de los Diputados, seguido del Senado y actualmente es Presidente de la Autoridad Portuaria de Almería.

—¿No te ha tentado seguir los pasos de tu padre en la política?

Muchos me preguntan que para cuándo el relevo generacional, pero yo siempre digo que primero hay que trabajarse el pan y cuando esté bien consolidado ver si es viable esa posibilidad, aunque como están las cosas en la política no creo que sea la mejor opción. Cuando entras en política debes ser consciente que mañana a lo mejor no estás y para cubrir esa salida hay que tener una trayectoria profesional fuera del ámbito, por eso decidí emprender y formar mi proyecto empresarial.

—En 2019 creas tu empresa ¿Cómo es emprender para ti?

España está plagado de talento pero muchos tienen miedo a dar el salto al emprendimiento y poner en marcha sus ideas. Me gustaría aprovechar esta entrevista para decirles que luchen, que crean en ellos, que nunca se rindan y que intenten mantener sus niveles de optimismo y motivación lo más alto posible. Por todo esto decidí emprender y formar mi proyecto empresarial llamado Cubic Fort junto a mi socio. La empresa la compagino con la actividad de consultoría de negocio en Fundación Incyde de las Cámaras de Comercio de España

—El tener una empresa requiere una responsabilidad y un compromiso con cada empresa interesada en contratar tus servicios.

El empresario de hoy día tiene que estar conectado y dar soluciones convincentes. No existen horas, hay días que trabajas 16 horas y otros 7, el teléfono puede sonar a las 10 de la noche pero también puedes permitirte el lujo de organizar tu agenda. El mayor valor es poder tener la disponibilidad del tiempo en tus manos, cosa que para mí, es muy importante.Los contras son los niveles de incertidumbre que a veces tienes que digeri. Comencé derecho en Madrid, pero decidí ir por la rama empresarial y me fui a vivir a USA y Australia donde estudié un MBA a la vez que trabajaba para una consultora estratégica Australiana en Brisbane. En 2018 curse un Executive Máster en marketing y ventas en ESADE y en la Universidad de Santa Clara en Sillicon Valley.

—Tu padre es una persona muy reconocida ¿Qué ha supuesto para ti?

Me atrevería a decir que la figura de un padre para la mayoría de los jóvenes es todo un modelo a seguir. Yo puedo ver mi carácter emprendedor en lo que he visto desde pequeño en casa. El trabajo digno, honrado y humilde caracteriza la figura de mi padre como empresario agrícola en Almería. Él siempre dice que sus estudios son la vida y la experiencia y que eso no te lo enseña ningún libro ni ninguna carrera o máster. Después de muchos años como empresario agrícola, actividad que sigue llevando a cabo, le tentaron para entrar en política como a mi abuelo. Comenzó como Alcalde de Cuevas del Almanzora (Almería), posteriormente entró en el Congreso de los Diputados, seguido del Senado y actualmente es Presidente de la Autoridad Portuaria de Almería.

—¿No te ha tentado seguir los pasos de tu padre en la política?

Muchos me preguntan que para cuándo el relevo generacional, pero yo siempre digo que primero hay que trabajarse el pan y cuando esté bien consolidado ver si es viable esa posibilidad, aunque como están las cosas en la política no creo que sea la mejor opción. Cuando entras en política debes ser consciente que mañana a lo mejor no estás y para cubrir esa salida hay que tener una trayectoria profesional fuera del ámbito, por eso decidí emprender y formar mi proyecto empresarial.

—En 2019 creas tu empresa ¿Cómo es emprender para ti?

España está plagado de talento pero muchos tienen miedo a dar el salto al emprendimiento y poner en marcha sus ideas. Me gustaría aprovechar esta entrevista para decirles que luchen, que crean en ellos, que nunca se rindan y que intenten mantener sus niveles de optimismo y motivación lo más alto posible. Por todo esto decidí emprender y formar mi proyecto empresarial llamado Cubic Fort junto a mi socio. La empresa la compagino con la actividad de consultoría de negocio en Fundación Incyde de las Cámaras de Comercio de España.

—El tener una empresa requiere una responsabilidad y un compromiso con cada empresa interesada en contratar tus servicios.

El empresario de hoy día tiene que estar conectado y dar soluciones convincentes. No existen horas, hay días que trabajas 16 horas y otros 7, el teléfono puede sonar a las 10 de la noche pero también puedes permitirte el lujo de organizar tu agenda. El mayor valor es poder tener la disponibilidad del tiempo en tus manos, cosa que para mí, es muy importante.Los contras son los niveles de incertidumbre que a veces tienes que digerir junto a la toma de decisiones continua, nunca sabes si es la decisión correcta pero intento meditarla bien para que las consecuencias en caso de equivocarme, no sean las más negativas.

—¿Cómo o de quién surge la idea de crear la empresa?

Cubic Fort nace durante una comida con el hermano de uno de mis mejores amigos de la infancia. Mi socio, Juan Bautista Tomás es Doctor en telecomunicaciones, todo un referente en lo que concierne a la Inteligencia Artificial, Machine Learning, Deep Learning y tecnología Blockchain.Nosotros no empezamos en un garaje como se suele decir ultimamente, empezamos en la calle, intentando conocer cuáles son las necesidades tecnológicas que tienen las empresas y cómo nuestras soluciones relacionadas con la Inteligencia Artificial y Blockchain las convierte en más competitivas, eficientes y productivas. Hoy día Cubic Fort, es una empresa que desde el trabajo continuo y la persistencia ha conseguido cerrar proyectos no solo en España, sino en otros países del mundo. Queremos ser ese hermano mayor tecnológico que las empresas necesitan para no perder valor y mantenerse en un mercado donde la innovación es la base de la supervivencia.

—¿Crees que España está en ese punto?

Nuestro país requiere de inversión en tecnología disruptiva, nuestro campo empresarial se está quedando obsoleto y estamos perdiendo competitividad frente a otros países o mercados. Hay que apostar por el talento y los primeros que tienen que facilitar esta vía son los gobiernos, a todos se les llena la boca al hablar de innovación pero todo queda en nada. Existen jóvenes con ganas de emprender pero no ven más que barreras para afrontar esta problemática, por eso mismo estamos llevando a cabo un proyecto que presione para acabar con estos muros.

—Para los que no tienen muy claro qué es la Inteligencia Artificial ¿Cómo se lo explicarías en el sentido más amplio?

La inteligencia artificial, a escala empresarial, ofrece una familia de tecnologías que sirven para automatizar tareas repetitivas aumentando la productividad, ahorrando costes y nos permiten destinar el tiempo de nuestros empleados a tareas más creativas y productivas, aquellas en las que los humanos podemos proporcionar más valor. Se trata, en general, de sistemas que aprenden del entorno y utilizan dicho aprendizaje para ejecutar acciones en base a un objetivo programado previamente. En Instagram por ejemplo, cuando combina nuestro rostro con un ávatar o cuando utilizamos la FeceApp para parecer más viejos… estas soluciones tecnológicas no están relacionadas con el aumento de la productividad pero aportan un valor cuya esencia tecnológica está fundamentada en la IA.

—¿Crees que la IA se entiende en nuestro país?

En lo concerniente a la percepción general de la IA, ésta cada vez tiene una mayor penetración en la conciencia colectiva, y eso viene fundamentado por la utilización cada vez mayor a nivel usuario de herramientas basadas en estas tecnologías. Éste es el caso de servicios tales como reconocimiento de voz (Siri, Alexa), identificación facial (interposición de avatares), o aplicaciones varias como FaceApp, entre otras muchas, todas cada vez más presentes en nuestro día a día. Desde luego es preciso decir que los smartphones han constituido una pieza clave en dicha transformación. Aún así, todavía queda mucho camino por recorrer, sobre todo desde el punto de vista de ayudar a la población en general a interesarse por el cómo más que por el qué, es decir, inculcar un cierto atractivo entre nuestros conciudadanos a que exploren por sí mismos estas realidades con el fin de ir un paso más allá en el conocimiento de los entresijos técnicos de la tecnología. Por supuesto no es factible tener Bill Gates a centenares, pero sí sería deseable disponer de unos conocimientos técnicos que nos ayuden a que no nos tomen “dato” por liebre. La realidad es que la IA está aquí para quedarse, y estar al tanto de lo último, aunque sea desde un punto de vista divulgativo, siempre irá en nuestro beneficio.

—Aquí entra Cubic Fort ¿Qué ofreceis?

Principalmente soluciones avanzadas y personalizadas en digitalización, Blockchain, Inteligencia Artificial y analítica predictiva a través de un análisis exahustivo sobre la solución a aportar. El capital humano de nuestra empresa, formado por ingenieros, doctores, desarrolladores, programadores…es el gran valor añadido. También desarrollamos productos propios de IA como www.vicederm.com, desarrollado a través de un algoritmo que sirve para diagnosticar enfermedades en la piel a través de la fotografía que se realiza en la zona afectada desde la app. Actualmente estamos negociando con alguna consejería de sanidad para poder aplicarla en los servicios sanitarios.

—Con respecto a la base de la sociedad o por lo menos debería ser, la educación ¿De qué manera se podría aplicar?

Es fundamental que el gusto y la pasión por estas tecnologías se comience a difundir desde el hogar, dado que las figuras paternas/maternas siempre tienen un impacto clave en la formación de los hijos. Por otro lado, en los colegios ha de fomentarse la impartición de clases de programación en IA desde una perspectiva muy divulgativa y convenientemente adaptada a las edades de los alumnos para que comiencen a tomar contacto con esta realidad a edades tempranas. Es imprescindible que las administraciones locales, regionales y nacionales adopten estrategias de cara a fomentar las matriculaciones de alumnos en enseñanzas técnicas, dado que durante los últimos años se ha sucedido una reducción significativa en el número de matriculaciones en ingenierías y ciencias, lo que repercute muy negativamente a la larga en el sector productivo del país. La competitividad de una nación como la nuestra va a depender en el medio y largo plazo de lo capaces que seamos de adaptar las nuevas tecnologías al sector productivo. Y eso pasa por tener un mercado laboral lo suficientemente maduro en estos ámbitos profesionales, que, por otro lado, cotizan muy al alza en otros países como EE. UU. y, particularmente, en Silicon Valley, con salarios que llegan a alcanzar los cientos de miles de euros al año para las categorías más bajas (imaginemos las más altas…). Frente a eso es difícil competir si no somos capaces, desde el punto de vista de las administraciones públicas, de trabajar estrategias a medio y largo plazo que vayan fundamentadas en esa dirección e impacten a todos los niveles, desde el colegio hasta la universidad.